sábado, 17 de septiembre de 2016

Sucedió En Un Tren

Hace algunas semanas, digamos a finales de Julio, regresaba yo del trabajo un poco tarde. Por más que lo intento, nunca consigo salir exactamente a las cinco. Así que allí tienen que se me pasaron los dos trenes rápidos e iba hacia la casa en uno de los trenes que se detienen en todas las estaciones. Obvio que el trayecto se hace más largo el número pi. De hecho, este post fue mayormente escrito en varios de esos trenes.
Como tomo el tren en la terminal y en esa ocasión había que esperar a que el tren saliera, tuve la opción de elegir el asiento. Obvio escogí uno de los asientos que prefiero para el viaje a casa: junto a la ventana, mirando hacia el frente del tren, con la ventana a mi derecha y una mesa. Nada mal, eh?
Conforme el momento de partir se acercaba el tren se llenó. Frente a mi se sentó un hombre bastante gordo que inmediatamente fue detectado por mi gaydar. Supongo que fueron sus manerismos. Otros dos tipos se sentaron en la misma mesa, dejando no espacio disponible. Bueno, total, empezó el viaje y dos o tres veces lo caché mirándome.

Y empezaron a pasar las estaciones, una y otra y otra más. Treinta y tantos minutos en el viaje y ya estamos dentro del maravilloso condado de Essex, en su esplendor rural. Durante el viaje el gordo tuvo un par de ataques de tos bastante ruidosos. Poco a poco el vagón del tren se va vaciando cuando cada "commuter" llega a su destino. Creo que fue en Laidon que el último de los otros dos pasajeros en la mesa se bajó y solamente quedamos el gordo y yo. En el vagón solamente iban otros tres o cuatro viajeros.

El gordo tuvo otro ataque de tos, bastante ruidoso. Al terminar dijo "Oh, excuse me, I've been having this cough all day".  Aprovechó la excusa de la tos para e inmediatamente me empezó a hacer plática.

De esa forma me enteré que ese día había sido su último día en un trabajo, que había tomado demasiados tragos y una bottella completa de jarabe para la tos, admitió que andaba medio drogado por la combinación, y que al día siguiente se iba de vacaciones a Portugal.

Durante todo el viaje me llegó la idea de que el tipo me estaba tirando la onda. Sentí la vibra de que definitivamente quería algo. Por desgracia que soy monógamo y el tipo me resultaba completamente no atractivo. Traté de ser lo más cortés que se puede y fingí que no entendía las sutiles sugerencias ( y que conste que el tipo fue sutil, nada de imponer o tratar de ligar a fuerza). ¡Cuántas veces no me pasó que cuando yo le tiraba la onda a alguien, me bateaban bien feo! Así que desde aquellos días decidí ser muy amable en estas situaciones.

Al final, justo cuando iba a contarme más detalles sobre lo que les había dicho a sus ex-jefes cuando se fue (en resumen: f**k you!), solamente le dije... "Well, this is me. Hope you get better soon. And enjoy your holiday!" y bajé del tren.

Confieso que me dió cierta alegría que alguien me tirara la onda, realmente me levantó un poco el autoestima.
Pero, ¿por qué no pudo ser Channing Tatum?

12 comentarios:

  1. Wow, vaya historia, Alex. Cierto que estas cosas levantan la autoestima, y seguro que a él le alegraste el día. Bueno, mejor que todo quedara en palabras amables. Creo que yo actuaría igual que tú, y prefiero a un tipo que me tire la onda, como a ti, antes que otro que intentaba reclutarme para su secta, como me pasó a mí. Claro que tampoco se parecía a Tom Cruise, jeje. Un abrazote, Alex.

    PD: ¿dejando "no espacio"?... creo que ya piensas en inglés ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo fue muy amable. El tipo no fue ni encajoso ni insistente. Creo que fue muy sutil. Espero que él considere que lo bateé amablemente.
      Y esa anécdota de quisieron reclutarte, cuando nos la cuentas?

      PD. No me di cuenta del pochismo! Sí, puede ser algo de eso. Aunque, citando a los Simpsons "dejando no espacio" is perfectly cromulent!

      Eliminar
    2. Bueno, la historia esa que me pasó es bastante frecuente. Un tipo bien vestido, y con muy buena pinta, se me sentó al lado en el bus, y empezó a preguntarme que dónde iba, que a qué me dedicaba..., y luego me empezó a hablar de las profecías de la Biblia, del Apocalipsis..., y poco a poco se descubrió qué es lo que buscaba. Yo rechacé sus propuestas, y él no insistió. Uffff..., no me gustó nada, la verdad. Y eso fue todo, Alex. Un abrazote.

      Eliminar
    3. Pues si no es nada agradable que te traten de convertir a alguan religión.
      Ahora que si es el chico de "Latter Days" o alguno de los actored de MormonBoyz, probablemente lo escucharía un poco ;-P

      Eliminar
  2. Bueno, nunca se sabe lo que puede pasar en el transporte público. Quizás la próxima vez sea más de tu gusto. jajajaja. A mí nunca nadie me ha "tirado onda". En España decimos "tirar los trastos" o "meter fichas". jejejeje. Y que me lo hagan la verdad es que me hace sentir tenso. Soy de esos que prefiere ser claro y directo. Las sutilezas y los dobles sentidos me ponen muy nervioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues como digo, aunque fuera de mi gusto, soy monógamo!
      En México se usa (o se usaba cuando yo era joven) decir "tirar la onda" o "tirar los perros/canes".
      A mí no me puso nervioso, me halaga porque realmente muy pocas veces me sucede.

      Eliminar
  3. Jajajaja, yo creo que la conclusión final que debes sacar es justo esa: "¡menos mal que alguien me tira los trastos!", tienes que sentirte bien contento y orgulloso de seguir teniendo tu público. Yo creo que nunca me "tiraron la onda" ( es verdad, que curiosa expresión ), alguna dama sí pero nunca un caballero y si lo hicieron no me enteré porque yo para estas cosas soy bastante poco espabilado, pero pasado el momento ( que si la atracción no es mutua supongo que debe ser algo embarazoso )supongo que debe uno sentirse bien a gusto consigo mismo, ¿no?
    Desde que leí "La chica del tren" cada vez que empieza un relato de estos con trenes que salen de la ciudad para recorrer las campiñas británicas siempre temo lo peor, menos mal que esta vez no fue así.
    Un abrazo y encantado de tenerte de vuelta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente esa es la conclusión que estoy sacando. De hecho me levantó un poco el ánimo porque siempre me he considerado muy poco atractivo. Aún queda otra aventurilla similar que también pasó en ese trayecto, ya vendrá un post próximanente.
      Ese libro de la "Chica Del Tren" apareció hace unos meses y todo el mundo lo leía en el metro aquí.

      Eliminar
  4. Creo que a mí también me han tirado los tejos unas cuantas veces... Y no me entero. Otras veces me los tiran, a pesar de que el contrario me resulta atractivo, me acojono y ahí se acaba la historia.

    Una pena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la próxima vez que te suceda, tendrás que tomar valor y contarnos como te va! ;-P

      Eliminar
  5. Buffff, Channing Tatum. Vale, tiene un cuerpo muy currado y proporcionado pero ¿soy el único que piensa que es horroroso?

    Sobre lo que te pasó a mi no me alegra cuando me tira los trastos alguien que no me gusta, más bien me da pereza, pero sí que es verdad que muchas veces nos viene bien que nos pase algo así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a mi me resulta muy atractivo, aunque tu pregunta coincide con una idea que tengo para un post futuro (ya está en pre-borrador).

      Sí, definitivmante me alegró el día.

      Eliminar